Selección de clavados de altura participará en la Copa del Mundo

ADM/Redacción.

Orgullosos por representar a México en la Copa del Mundo de clavados de altura, los seleccionados mexicanos Adriana Jiménez, Sergio Guzmán y Diego Rizo, viajarán a Abu Dabi para participar del 9 a 10 de noviembre en este certamen deportivo.

Representar a su país en otra frontera es un privilegio por el cual los clavadistas se prepararon rigurosamente en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR), de la CONADE, con el objetivo de llevar los colores de su patria a lo más alto del podio.

La subcampeona mundial de clavados de altura, Adriana Jiménez se encuentra en espera de una valoración médica hacia su participación en esta Copa, debido a una lesión que si no atiende, podría dejarla fuera para el Campeonato Mundial del próximo año.

“Estamos en el punto en donde no queremos correr el riesgo de que aumente el grado de la lesión en la espalda, ya que viene el Campeonato y quiero quedar al 100 por ciento en el 2019”, detalló.

El clavadista Sergio Guzmán, busca colocarse dentro de los 10 primeros lugares para clasificar al Campeonato del Mundo. Con entrenamientos diarios de gimnasio, pesas, acrobacias, técnica y agua, el deportista trabajó para lograr la meta establecida.

Por otra parte, Diego Rizo quien participará por primera vez en una competencia internacional, se encuentra motivado y orgulloso de representar a su país y aseguró que dejará todo de sí para ser un digno representante.

Los seleccionados mexicanos agradecieron a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), así como al CNAR, por el apoyo y seguimiento hacia su disciplina. “Estamos muy agradecidos y contentos de que tenemos todas las instalaciones necesarias para crecer como personas y atletas, esto nos motiva y ayuda a llevar nuestra carrera por el lado positivo”, finalizó Adriana.

En espera del resultado médico de Jiménez y con la motivación de reflejar el trabajo realizado durante años, los deportistas buscarán dejar en las alturas los colores de su país.