América vence a Cruz Azul en el Clásico de Leyendas

ADM/Redacción.

Ciudad de México.- Con muy poco de “amistoso” y con pinceladas dignas de leyendas, el club de futbol América venció 3-1 a Cruz Azul, en el partido de despedida del estadio Azul.

El ícono americanista Cuauhtémoc Blanco, de penal al minuto tres y con un golazo al 78, colaboró con dos tantos para ser la figura de la tarde y encaminar a las Águilas a este histórico triunfo. Jesús Mendoza, al nueve, redondeó la victoria.

Del lado de Cruz Azul se hizo presente el goleador histórico Carlos Hermosillo, de penal al 16, mientras el argentino César “Chelito” Delgado erró un penal al 41.

De este modo, Águilas volvió a mostrar dominio en la casa del conjunto de La Noria, que despidió la que fue su casa desde 1996 con un descalabro ante el odiado rival, el cual se adjudicó la copa “Adiós al Azul”.

En el amanecer del partido, “Cuau” inauguró el marcador 1-0 con disparo desde el manchón penal; fiel a su estilo cobró perfilado desde la media luna y con colocación al centro para asegurar el gol, pues no había que regalar nada.

El ahora gobernador del Estado de Morelos siguió con la magia, dio un taconazo por el centro para habilitar a “Chuy” Mendoza, quien se quitó a dos defensores para vencer al portero argentino Norberto Scoponi, lo que significó el 2-0.

“La Máquina” no podía quedarse atrás en esta despedida de la que fuera su casa por poco más de 20 años, estaba obligada y con el arropo de sus seguidores, despertó. El defensa Alfredo Tahuilán cometió falta dentro del área y Carlos Hermosillo no desaprovechó el penal para recortar distancias 2-1.

Al final los aplausos y el reconocimiento se lo llevó Cuauhtémoc Blanco. Blanco concretó el 3–1 definitivo con una definición extraordinaria por encima de Alan Guadarrama tras un contragolpe azulcrema. Instantes después, el “10” salió de cambio para que el presente se pusiera de pie.

El Azul vivió una despedida para el recuerdo, más allá que el local de nueva cuenta haya sufrido en su casa y contra el acérrimo rival, que varias tardes le hizo sufrir, aunque hoy el ganador también fue la afición por la entrega de los ex futbolistas.